fiestas-yucatecas

La vaquería era la fiesta de las vaqueras. Cierto, después del herraje y marca del ganado, las mujeres, es decir las vaqueras, atendían con amabilidad a los visitantes. Así es que las vaquerías nacieron en las haciendas y los ranchos y posteriormente se trasladaron a los poblados y adoptaron otros elementos.

Ciertamente la vaquería se instituyó por derecho propio en las fiestas de los Santos Patronos que solían tardar cuatro noches y tres días, cuando no toda la semana. La primera noche, por lo general sábados, era la noche de la vaquería y las mujeres, con edades entre catorce y veinte años, usaban sombreros como de vaqueros. Esa noche el “bastonero” colocaba en fila a los jóvenes de diez en diez y con el consabido gesto del pañuelo iba llamando a las muchachas para que hicieran pareja con algún joven dando lugar así al baile. Correspondía a las vaqueras otro rito: el llevar y clavar la ceiba en el centro del ruedo donde se llevaría a cabo la corrida de toros. Ya se sabe: la ceiba es el árbol simbólico por excelencia en la cultura maya. Hoy en día se le llama vaquería al primer baile de la fiesta del pueblo y no conserva los antiguos elementos.

Ver más de LAS FIESTAS YUCATECAS