¡Caray! y ¡Caramba!

¡Eh!: es una expresión de uso frecuento para demostrar asombro o pena: “¡Pero eh!, ¿cómo te fue a pasar?”, ¡Eh, que le vamos a hacer!

¡Atió! o ¡Atiós!: derivación fonética de adiós, se usó mucho para demostrar sorpresa: ¡Atió! ¿A qué hora llegaste que no te vi?”.

¡Ajá!: indica afirmación por quien responde: –¿Vas al cine? –Aja. Generalmente equivale a la frase “está bien”, aunque también es usada para demostrar extrañeza: “Ajá, con que no quieres ir al colegio”.

Xo: con la pronunciación antigua de la x, esta expresión es usada para imponer silencio. Aunque por su pronunciación parece ser una voz maya, no es sino un arcaísmo más que se usa en Yucatán como también en Santo Domingo.

¡Arredobaya!: era una voz muy usada como exclamación .

¡San se acabó!: tenía el mismo significado que la anterior.

¡Pa’ su mecha!, ¡Pa’ su puchis!, ¡Su mecha!, ¡Puchis!, ¡juela real!, ¡juela xtuch!, ¡mare!, ¡sa mare!: son deformaciones fonéticas o morfológicas de vocablos malsonantes que se usan con intenciones de asombro.

Este: es de uso muy frecuente cuando hay titubeo en lo que se va a decir o imposibilidad de hablar con soltura.

Bueno: es otra muletilla que se encuentra a menudo en las conversaciones: “Bueno, hasta luego”, “Bueno ¿qué vamos a hacer?”, En algunos casos implica asentimiento: “Está bueno, te espero”.

Entonces: se emplea a menudo en el lenguaje popular: “Ya no sé qué hacer entonces”, fue”, “Anoche si que no dormí entonces”.

Ven acá: es una expresión que siempre ha llamado la atención por su uso frecuente y su particular significado: “Ven acá ¿Qué fue lo que te paso ayer?”, “Oye, ven acá te voy a decir esto”; a los que no son yucatecos les asombra especialmente su uso en conversaciones telefónicas pues ignoran el verdadero significado que se le da en el español de Yucatán.

¡Hazme el favor! o ¡Me haces el favor! se usa todavía para darle énfasis a algunas preguntas o afirmaciones: “¡Me haces el favor!, hace como una semana que llegó tu mamá y yo no lo sabía!”, “Me dijo que no, ¡Hazme el favor!.

Agarrar: en sus distintas formas se usa para dar la ida de ejecución violenta o decisiva: “Agarré y me fui a verlo”, “Agarró y me dijo que no era cierto”, “Cuando me vio agarró y me insultó”.

Todo y: es de uso frecuente “Vino con todo y que estaba enfermo”, “Con todo y lo que le dije, no se molestó”, “Se bañó con todo y ropa”, “Se lo comió con todo y cáscara”.