Al gobernador e Torre Díaz le siguió Bartolomé García Correa que pretendía distinguirse por su socialismo. En el Departamento de Educación quedó el Dr. Eduardo Urzaiz Rodríguez en sustitución de don Artemio Alpizar, quien había expedido el permiso para la apertura del Colegio. El Dr. Urzaiz, con la colaboración de la Procuradoría de Justicia del Estado, mandó clausurar el Colegio Montejo. Don Luis G. Quiroga pudo resistir la embestida y evitar que los niños fueran lanzados a la calle. Por la tarde un nutrido grupo de ciudadanos acudió a las oficinas del gobernador. Cuatro personas tuvieron una decidida participación para evitar la clausura definitiva del Colegio: don Rafael Torres, Gerente del Banco de México, don Arturo Ponce Cámara, doña Nela Casares de Robleda y doña María Teresa Peón de Cano. Los dos primeros estaban ayudando a Bartolomé a conseguir un préstamo que salvara de la suspensión de pagos al Gobierno estatal, de manera que sus voces tenían un valor significativo. Las señoras se movieron con un dinamismo inusitado con el deliberado propósito de conseguir apoyos que pudieran llegar a las oficinas del Gobierno “revolucionario” de Bartolo. El Colegio no fue clausurado y para celebrarlo a los niños se les dio doble recreo. “Box Pato” pidió a cambio que en el colegio estuviera presente un inspector, puesto para el que fue designado el Dr. Rafael Moguel Gamboa, quien se hizo amigo de los maestros inclusive llego a dar algunas clases. En el año de 1933 empezó a funcionar la Secundaria, aunque en forma “libre”, es decir los alumnos tenían que ir a presentar exámenes a la escuela oficial Cisneros Cámara. Los primeros alumnos de la secundaria fueron:

Raúl Aguilar Lara
Francisco Álvarez Ancona
Luis Álvarez Ancona
José Ma. Álvarez Faller
Fernando Cabieses Molina
Guillermo Cano Gutiérrez
Bernardo Cono Peón
Francisco Cano Peón
Eduardo Castellanos Guerra
José Castellanos Guerra
Javier Escalante Guerra
Humberto Espinosa García
Miguel Guillermo Escalante
Javier Gutiérrez Vargas
Mario Herrera Sierra
Ernesto Molina García
Manuel Narváez Pérez
Eduardo Robleda Casares
Alberto Solis Pinelo
Antonio Torres Mesías
Antonio Trejo Martínez
Manuel Ucán Quiñiones

En el año de 1935 hubo otro intento de clausura definitiva. Era el director de Educación don Antonio Betancourt Pérez. El inspector nombrado para los efectos fue don Ramiro Carrillo. Sin embargo la trama no pudo culminar, entre otras cosas porque en el Colegio Montejo estudiaba el hijo del Secretario General de Gobierno. Sin embargo los acosos no cesaron, desde distintas posiciones don Santiago Herrera director de la escuela “Nueva Ariel” propugnaba por el cierre del Colegio. Se ha sostenido que a don “Chano” se le volvió una suerte de obsesión la vida del Colegio Montejo.

ANUARIOS

Para ver la galería completa haz click aquí.