Desde los tiempos de la Colonia la ciudad estuvo comprendía en los siguientes barrios: San Cristóbal, para indios de fuera de la ciudad, en este barrio puso Montejo a los indios mexicas que vinieron con él para realizar la conquista de Yucatán; La Mejorada, para indios que venían a vender sus mercancías a la ciudad, por eso en sus inmediaciones estuvo la Estación Central del Ferrocarril; Santiago, para indios que trabajaban en la ciudad; San Juan, Santa Anna , Santa Lucía, donde estuvo el cementerio ; posteriormente se unieron La Ermita de Santa Isabel y San Sebastián. Un barrio del que se habla muy poco es el de Santa Catarina donde se levantó el complejo de 1906: la penitenciaria, el Centenario, el Hospital OHoran y el Hospital Ayala. La peste que se abatió sobre este barrio lo deshabitó y lo marcó, de ahí que la ciudad haya crecido más por el oriente que por el poniente.

Todos los Barrios coloniales hacen una unidad y por lo tanto entre ellos se establecen fronteras. Santiago-San Sebastián; San Sebastián-La Ermita de Santa Isabel; La Ermita de Santa Isabel-San Juan; Santa Anna y Mejorada-San Cristóbal. A continuación presentamos sus límites:

Santiago

Norte: Calle 55.

Sur: Calle 63.

Oriente: Calle 66 / 68.

Poniente: Calle 86 (Itzáes).

Santa Ana

Norte: Calle 39.

Sur: Calle 53.

Oriente: Calle 58.

Poniente: Calle 64.

San Cristóbal

Norte: Calle 65. (La mitad por lo menos)

Sur: Calle 79.

Oriente: Calle 36.

Poniente: Calle 54.

Mejorada

Norte: 55.

Sur: Calle 65.

Oriente: Calle 40.

Poniente: Calle 54.

San Sebastián

Norte: Calle 67.

Sur: Calle 79.

Oriente: Calle 68 / 66.

Poniente: Calle 86 Itzáes.

Ermita

Norte: Calle 73.

Sur: Calle 79.

Oriente: Calle 50 

Poniente: Calle 68/66

San Juan

Norte: Calle 69 / 69-a.

Sur: Calle 73.

Oriente: Calle 60.

Poniente: Calle 70.

 

En casi todos los barrios había un mercado y tiendas de esquina  pero el comercio más intenso se celebraba  en las calles 65 y 63, entre 50 y 60. A lo largo de la historia de la ciudad el sur ha crecido sin sustentabilidad, de suyo no constituye un barrio colonial y por eso la población se abastece en el centro. De este fenómeno nace  que por la Calle Ancha del Bazar  transiten diario cerca de 60 mil personas. Las colonias nacen de los barrios colonias y una engendra a otra y así sucesivamente. Algunas colonias nacen huérfanas pero llega un momento que son adoptadas por alguna genealogía.  En la ciudad de Mérida existen nueve genealogías: Chuminopolis, Wallis Esperanza, Miraflores, Los Cocos, Inalámbrica, Pensiones, García Ginerés, Itzimná-Colonia México y Jesús Carranza; Chuminopolis, Wallis-Esperanza, Jesús Carranza, Itzimná-Colonia México y Miraflores están vinculadas a Mejorada-San Cristóbal; Los Cocos a la misma Plaza Principal; García Ginerés a Santa Ana; la Inalámbrica y Pensiones a Santiago, con mayor precisión al antiguo Santa Catarina que revivió don Olegario con el nombre de Parque de La Paz. Sin embargo una plaza comercial impacta a varios kilómetros a la redonda y cambia la conectividad de calles y avenidas y de espacios urbanos.

Ahora bien, en la remota antigüedad encontramos un antecedente de una plaza comercial: el Mercado de Trajano, construido en el siglo II de nuestra era. Sin embargo la primera estructura construida como mercado se encuentra en Siria, Damasco y se llama Al- Hamidiyah, su construcción data del siglo XIX.

En la edad moderna la primera estructura parecida a lo que se considera como un “centro comercial” en la actualidad se encuentra en la ciudad de Damasco, capital de Siria. Se llama Al-Hamidiyah en el antiguo zoco de Damasco y se remonta al siglo XIX. Gran bazar de Isfahán, que en gran medida está cubierto, este se remonta al siglo XVII. Los 10 kilómetros de largo cubierto del Gran Bazar de Teherán también tienen una larga historia. El Gran Bazar de Estambul, construido en el siglo XV y sigue siendo uno de los mercados cubiertos más grandes del mundo, con más de 58 calles y 4.000 tiendas.

Gostiny Dvor en San Petersburgo, que se inauguró en 1785, puede considerarse como uno de los complejos comerciales de primera a propósito-construido tipo de centros comerciales, ya que consistía de más de 100 tiendas con una superficie de más de 53.000 m2 (570.000 pies cuadrados).

Los primeros centros comerciales de gran tamaño surgieron alrededor del siglo X a.C. y tiene su inicio con el Gran Bazar. Ubicado en el actual Irán, Tehran, el Gran Bazar es una estructura comercial de diez kilómetros de estructura de cubierta. Otro gran centro comercial era el Mercado Cubierto de Oxford (Oxford Covered Market, en inglés), que se inauguró oficialmente en Inglaterra el 1 de noviembre de 1774, y existe hasta nuestros días. En 1828, los primeros centros comerciales fueron construidos en los Estados Unidos de América, en Rhode Island. La Galería Víctor Manuel II (Gallería Vittorio Emanuele II, en italiano) en Milán, cuyo nombre honra el entonces rey de Italia, fue creada en la década de 1860.

Algunos ejecutivos de la Cámara de Comercio viajaron a Guadalajara y recibieron un aviso: hay que hacer plazas comerciales. “Si ustedes no las hacen, vendrán de fuera de la ciudad a hacerlas”, fue el pronóstico poco rebatible. SE fundó una sociedad integrada por José Chapur, Gustavo Ricalde Durán, Jacobo Xacur y Nicolás Madahuar Cámara, cuyo propósito era construir y vender plazas comerciales. Este hecho significaba un cambio en el mapa comercial de la ciudad. La primera plaza que hizo era muy pequeña: Buenavista y se encontraba enfrente de la tienda de Súper Maz. Esta fue una reafirmación de la tendencia hacia el norte que se había dado en la ciudad desde el Paseo de Santa Anna, en el siglo XVIII. La Plaza Buenavista s e inauguró en 1982, con el estacionamiento en el techo. Ese mismo año se construyó Plaza Oriente, de acuerdo a la lógica urbana: el crecimiento es al oriente. Todo esto marcaba unos nuevos límites y la historia futura de la ciudad. Parados sobre la Mérida del pasado se construía la del futuro en base a plazas comerciales.  En 1988 le compraron a Nicolás Xacur Gamboa el terreno donde se levantaría Plaza Fiesta con 30 mil metros cuadrados de construcción. Empezó su construcción el Ing. Álvaro Ponce Peón pero sufrió un infarto y terminó el trabajo un joven constructor, Miguel Barbosa. Cuando se puso la primera piedra el entonces gobernador, Lic. Víctor Manzanilla Shaffer, les dijo a los promotores: “voy a pasar diario a vigilar los avances”. No lo hizo, pero la construcción se logró en tiempo record. En 1990 se construyó Plaza Dorada que marcaba un cierto giro hacia el poniente. La plaza tendría 50 mil metros cuadrados. Se vendió parte del terreno para  a Aurrera, el precio pactado fue 285 pesos por metro cuadrado, pero los hechos del 94 impidieron que el proyecto llegara a buen término. En la nueva plaza se necesitaban cines. Se visitó a la Organización Ramírez que mostró entusiasmo pero no se llevó a buen término la inversión. El terreno que estaba en la parte de atrás de Plaza Fiesta se vendió el día que mataron a Colosio y no se puedo hacer efectivo el pago sino hasta días después sin mayor problema: se había fijado el precio de acuerdo a la paridad cambiaria.  Años después abriría sus puertas la Gran Plaza, ubicada en las inmediaciones de Cordemex, a unos pasos del punto de mayor aforo vehicular de Mérida: la fusión de la calle 60 con El Paseo de Montejo y la carretera a Progreso. Esta ubicación le ha permitido un liderazgo de más de 20 años a La Gran Plaza. Se han abierto Alta brisa, City Center, Galerías y su ampliación hasta llegar al concepto más moderno: La Isla, un espacio de recreo donde se puede comprar.