José Trinidad Molina Castellanos "Don Trino". Empresarios Yucatecos Distinguidos

Don José Trinidad Molina Castellanos “Don Trino”

Hay hombres que parecen haber venido al mundo marcados por el destino. Este es el caso de don José Trinidad Molina Castellanos. El señor Molina empezó a trabajar en la industria henequenera a la que estaba vinculada su familia. Pero a don Trino lo seducían los desafíos, así desarrolló en el sur del estado el complejo Santa Rosa. Se trataba de una empresa agrícola de grandes dimensiones destinada a satisfacer la demanda de los Estados Unidos. Santa Rosa no tuvo un final feliz. Don Trino, padre de doce hijos, encaró con valor a la adversidad y empezó a promover un pequeño barco que tocaba Progreso : El Ariadne. Con su lancha personal llevaba a los pasajeros a cenar al flamante crucero. Este fue el origen de una de las empresas turísticas más importantes de México: Turismo Aviomar. En materia de turismo receptivo pocas empresas le pueden disputar  en México la preponderancia a Aviomar que operó en el Caribe mexicano. El éxito empresarial es insuficiente para definir a este hombre incansable. Pasará a la historia como uno de los hombres más caritativos del Yucatán de su tiempo. Sin reparos ayudaba a todo aquel que se lo solicitaba. A sus esfuerzos se deben la Casa de la Cristiandad y el impulso a los Cursillos; la Universidad del Mayab y otras muchas iniciativas, entre ellas la construcción del Seminario Menor de San Felipe de Jesús. Si como dice Santiago la religión es caridad, don Trino fue por su dedicación un hombre muy religioso.