Album-de-familia-23

Don Antonio Laviada y doña Fausta Arrigunaga

Los abuelos maternos de quien fuera Gobernador del estado, don Antonio Laviada y doña Fausta Arrigunaga, vivieron en la casa hoy conocida como “La Casa del Lagarto”, precisamente por que ésta familia tenía como mascota a un lagarto. Recién llegó a la casa, porque los hijos mayores lo trajeron de una excursión, le dieron por nombre Tutankamen, pero tras haber puesto unos huevos se lo cambiaron al de Tutita, aunque también lo llamaban Nefertiti. La misma doña Fausta lo alimentó de pequeño abriéndole la boca y lanzando comida. Se comió a algunos animales domésticos de la casa pero finalmente fue dócil.

Album-de-familia-24

Caricatura del Dr. Laviada

Los hijos más grandes de la familia fueron gemelos que ya de adultos llegaron a ser dos médicos de gran prestigio: Francisco Antonio y Eduardo Antonio. Su madre, doña Fausta, auxiliaba a la gente de la hacienda en sus enfermedades, quizá de ahí brotó la vocación de sus hijos mayores. Esto puede explicar la caricatura.

Album-de-familia-26

El cocodrilo de la familia Laviada

Este es el momento en que el cocodrilo de la familia Laviada Arrigunaga es sacado por los dueños de un circo que se lo llevaron. Los hijos de la familia habían contraído matrimonio y era necesario buscarle un nuevo hogar ya que se preveía que además de los cuarenta años que había vivido con la familia viviría muchos más.

Album-de-familia-25

Dr. Antonio Laviada Arrigunaga

Sonriente se le puede apreciar al Dr Antonio Laviada Arrigunaga, sin lugar a dudas uno de los médicos más distinguidos de Yucatán en el siglo XX.