Album-de-familia-7

En el año de 1936 sorprendía que en Yucatán se siguieran usando para efectos cotidianos los coches de caballo que en el mundo occidental habían desaparecido desde los años veinte. Sin embargo la costumbre prevaleció hasta los años sesenta. Ciertamente en las últimas décadas los coches calesa, llamados en Yucatán “púlpitos”, tan solo se usan para fines turísticos.