El portón de la legendaria “Casa de los ladrillos” o “Casa Cárdenas” se ha conservado con fidelidad. Ésta es una de las pocas casas blasonadas de la ciudad y su estilo es singular, proveniente de una remodelación. Ahora el portón se encuentra algo contaminado con cables y un inoportuno medidor de corriente eléctrica.