La calle 50, entre La Mejorada y San Cristóbal, se llamó “La Calle del Imposible”, por el cerro de San Antón que la ocupaba y que impedía el tránsito. El cerro, con seguridad una pirámide maya, fue uno de los representativos de la antigua Tho, y se demolió en 1811 en tiempos de don Benito Pérez Valdelomar. Restaurada la piedra que da cuenta del suceso sigue en el mismo sitio, retando al tiempo que ha cambiado todo pero no ha prescindido de ella.