La puerta de universidad fundada por los jesuitas no se encontraba en el chaflán de las calles 57 y 60, sino sobre esta ultima. En época del gobernador Canto Echeverria se hizo esta venturosa modificación. El edificio, mal llamado “central”, es sobrio, pero con cierta elegancia.