Las elecciones de 1970 en Yucatán

Carlos Loret de Mola Mediz y busto de Victor Correa Rachó

Uno de los grades sucesos de los años sesenta fueron sin lugar a duda la alcaldía panista que encabezó el licenciado Víctor Correa Rachó en el trienio 1968-1970, y las elecciones para gobernador de este último año. Correa Rachó era un abogado de la clase media, católico practicante y hombre de simpatía personal que despertaba una natural confianza hacia su persona. Él creyó en la causa que abanderó, la vio, quizá, como una intensificación de sus apostolados. Su entrega y entusiasmo contagiaron a una sociedad meridana cansada de los regímenes revolucionarios y su burocracia zafia y deshonesta. Víctor Manuel, por su historia personal y sus dotes, encarnó los valores contrarios y movilizó a vastos sectores de la sociedad. El candidato del PAN obtuvo en la elección 38,074 votos y el del PRI, 13,200. Integraron esa comuna histórica las siguientes personas: Héctor Bolio Pinzón, secretario del ayuntamiento; tercer regidor, Milton Canto y Canto; cuarto regidor, Francisco Solís Aznar; quinto regidor, Raúl Alayola Rosas; sexto regidor, Porfirio Palma Esquivel; séptimo regidor, Miguel A. Díaz Herrera. Ocuparon otros cargos: Rafael Castilla Peniche, secretario particular; Teodoro Ortiz Ancona, tesorero municipal; Jorge H. Aguilar y Aguilar, oficial mayor. Las direcciones fueron desempeñadas de la siguiente forma: Asuntos Jurídicos, Antonio Vargas Góngora; obras Públicas, Luis G. Barrueta; Trabajo social, Eugenia Duarte Ferrer; Acción Cultural, Ernesto Peniche Bolio; Relaciones Publicas, Carlos Magaña Rivero; Mercados Públicos, Benito Rosell Isaac; Parques y Jardines, Tomás Vargas Sabido, y Limpieza Urbana, Carlos Medina Ontiveros. No fueron pocos los problemas a los que se enfrentó esta comuna. El 9 de junio de 1969, bajo el amparo de las sombras de la madrugada, y sin ninguna clase de trámite, fue tomada la Policía Municipal por elementos del gobierno del estado, apoyados por miembros del ejército. A pesar de todo, la administración que encabezó Correa Rachó se distinguió por el manejo escrupuloso de los recursos públicos y los informes diarios de la Tesorería Municipal. Se limpiaron 1,099 pozos y se construyeron 309; se lograron 33 km de red de alumbrado público y 71 mil 200 metros cuadrados de pavimento. Víctor Manuel Correa Rachó era noticia nacional y por eso era el candidato natural del PAN al gobierno del estado. Así, el 14 de septiembre de 1969 Correa Rachó fue electo candidato por el PAN y al día siguiente solicitó licencia al cargo de presidente municipal. Tras un gira que incluyó Pisté, Dzitás, Kaua, Valladolid, donde la comitiva pernoctó para proseguir por Sucilá, Temozon y Espita, el carismático candidato panista concedió una entrevista a David Haikam, del Times de Nueva York. En efecto, el caso Mérida tomaba resonancias internacionales. Para hacerle frente a esta acometida popular el PRI seleccionó al que, para algunos, era su mejor elemento para el caso: el senador y periodista Carlos Loret de Mola Mediz. Loret de mola en su juvetud fue militante panista y para cuando fue elegido candidato por el PRI tenía un respetable carrera periodística iniciada en el Diario de Yucatán y continuada con éxito en otros periódicos de la República; había ocupado una curul en la Cámara de diputados y había sido representante del PRI en varios estados del país. El primer comité en el estado, del PAN se creó el 30 de marzo de 1940 y lo presidió don Benito Ruz Quijano acompañado de los líderes pioneros: Ramiro Bojórquez, Francisco Zubieta, Carlos Escoffié y Enrique Ponce Alonzo. Carlos Loret de Mola Mediz fue miembro del comité directivo conformado en el año de 1945 y participó activamente en varias campañas del PAN.

El mismo Loret de Mola, en sus confesiones, nos narra que estaba consiente que no vendría a “un paseo paseo electoral”; sin embargo, también nos cuenta quién le informó de su designación: el licenciado Echeverría, entonces secretario de Gobernacion. Don Luis trasmitía como era su trabajo y su aparente vocación, las órdenes de su jefe, el presidente Díaz Ordaz.En la Presidencia Imperial en que vivíamos esto significaba que Loret de Mola no perdería la elección, a pesar de toda la popularidad de Correa Rachó y a pesar del electorado. Loret encabezó actos público y movió en su favor a importantes sectores vinculados con el oficialismo, pero su estrategia más eficiente la constituía la comunicación del pasaje de su desigación. Hubo algunos disturbios y algunas presiones que denunciaban los dos candidatos creándose un clima de zozobra. Para cubrir estas controvertidas elecciones llegaron a Mérida los periodistas Stratford Jones y Jesús Díaz de la Associated Press; José Quiroga del Jornal de la tarde, de Sao Paulo, Brasil; Seraphin Wyler de la Radio Nacional de Suiza; Bernard Diederich de las revistas Time y Life y Elizabeth Campbell de Visión Internacional, entre otros.Las concentraciones de decenas de miles de simpatizantes de Correa Rachó eran causas de asombro y sus proclamaciones eran clara: el panista contaba con gran simpatía.

Los diputados locales Gasque Gómez, Tzab Cupul y Pacheco Larrondo integraron la memorable Comisión Dictaminadora de la XLIV Legislatura que proclamo los siguientes resultados: 55,921 votos para el licenciado Víctor Manuel Correa Racho y 203,162 sufragios para el senador Carlos Loret de Mola Mediz. Estas cifras no fueron verosímiles ni para los priistas, como se supo posteriormente. Fue proclamado el nuevo gobernador de Yucatán. El Licenciado Hernán Cámara Barbachano organizo una gran cena para celebrar el triunfo; esta cena tendría la elocuencia de mostrar a la Federación y a los indecisos, cual era en realidad la situación imperante en Yucatán. Asistieron a esta histórica reunión las siguientes personas: Halim Gáber, Aniceto Macari Canán, Abraham Siqueff, Jorge Dogre Wabi, Salim y Asís Abraham Daguer, José Mena Abraham, Nicolás Sogbi, Jorge Farah y Miguel Ángel Xacur. Participando también en la reunión: Luis J. Folio Vales, Joaquín y Roger Roche Martínez, Alberto Casares Ponce, José Trinidad Molina Castellanos, Fernando Ponce García, Augusto Cámara Seijo, Patricio Cámara Peón, Agustín Peón de Regil, Ignacio Manzanilla y Manzanilla, Mario Millet Rendón, Carlos Bolio Ancona, Perfecto Villamil Cícero, Fernando Ancona Millet, Luis Alberto Ancona, Alberto Castellano Bolio, Alonso Guerra Correa, Mario Casares G. Cantón y Javier y Eloy Molina Castillo; asistieron al simbólico acto Alonso Arrigunaga Peón, Alberto Arrigunaga Tappan, Jorge Losa Trujillo, Víctor Vales Guerra, José Rivero Cervera, Carlos Espinosa García, Juan Cano Peón, Manuel y Carlos Caceras Baqueiro, Carlos y Armando Carrillo Tenorio, Víctor M. Rodríguez, Jorge Patrón Méndez, Enrique Pasos Peña, Francisco Berny, Diego y Federico Beny Castellanos, Gustavo Reyes Bolio, Alfonso García, Gustavo Heredia, Enrique López Novelo, Mario Mezquita Canto, Haroldo Canto, José Barragán, Ricardo Bolio, Leopoldo Tomasi López, Ernesto Manzón Miranda, Ramón Lago, Luis G. cuevas, Eduardo Menéndez Rodríguez, Wilbert Evia Torre, Wilbert y Fernando Evia Navarrete, Efraín y Armando Ceballos Gutiérrez, Carlos Cámara Rivas, Eduardo Aranda rosado, Ricardo Gutiérrez González, Nazario Ceballos Traconis, Orlando Valencia Moguel, Herbert Torres Martínez, Efraín Zumárraga, Mario correa Morales, Alfonso Sansores Manzanilla, Fernando Rosas Marín, Oswaldo Riera, Renán Alzina, William Rosado, William Esquivel Ancona, Alberto Colomé Bouza, Joaquín Acevedo Menéndez, Mario Fernández Torre, Hernán y Amílcar Cetina Albertos, Alfredo Patrón Arjona, Enrique de Zavala Díaz y Nicolás López Rivas, entre otros este significativo evento solemniza el triunfo de Carlos Loret de Mola, pero no evita cierto decaimiento en la sociedad , desaliento que se vería en los próximos años.