A mediados del siglo XIX ésta fue la casa de don Darío Galera, hombre de caudales. Constituye un espacio histórico porque en él se estableció el 12 de noviembre de 1865 la primera línea telegráfica de Yucatán, que unía Mérida con el puerto de Sisal. El 23 de noviembre del mismo año en esta mansión se alojó SM la  Emperatríz Carlota, quien estuvo tan feliz en su visita a Yucatán que la describió en una carta de diecinueve páginas. Sin embargo, la esquina no se recuerda ni por un suceso ni  por otro, sino por algo más común. En este predio Funcionó un establecimiento que vendía cigarros y puros cubanos, una de las marcas era “El  Gallito” y por eso la esquina fue consagrada con ese nombre.

Esta imagen contemporánea de “El Gallito” es reveladora en más de un sentido. ¿Porque no se repusieron los pebeteros del techo? Las puertas del piso inferior son ajenas al estilo. Merecería la pena lograr la armonía en todos los detalles: la historia y la ubicación del predio lo justifican.