Juan-francisco-molina-solis

Don Juan Francisco Molina Solís, el caballero de la fotografía, fue un hombre notable. Sus trabajos historiográficos siguen teniendo vigencia hasta la fecha a pesar de que, incomprensiblemente, no se hayan reeditado, al menos los tres tomos que corresponden a La Dominación Española, que no han sido superados cien años después de haberse publicado. Sin embargo cada vez que se habla de esta obra excepcional se requiere evocar un pasaje que nos muestra, a un tiempo, la calidad de la misma. El 4 de enero de 1942 el Ing. Vicente Molina, hijo de Don Audomaro Molina, hermano de Don Juan Francisco. escribió un artículo que se publicó en el Diario del Sureste; realmente se trataba de una carta pública que le enviaba a su primo el Dr. Molina Font, en la que le hacía notar que su padre había colaborado cercanamente en la elaboración de los tomos de La Dominación Española. Los detalles de la misiva son reveladores, como ese que aclara

” .. nuestros padres almorzaban todos los domingos con sus hermanos en casa de nuestra abuela Solís, y de allí se quitaban para ir a casa de mi padre, la hoy marcada con el número 518 de la calle 58, casa donde tu padre escribió no solamente la “Historia del Descubrimiento y Conquista” sino los primeros tomos de la “Historia de la Dominación Española”, pues siendo la biblioteca de tu padre muy pequeña, hacía uso de la de mi padre para sus trabajos”.

También la carta en cuestión aporta otro dato importante: fue Don Audomaro quien visitó, y consultó, el Archivo de Indias de Sevilla para la elaboración de los trabajos, detalle importante que le confiere a la obra un nivel inusitado, no solo para su tiempo sino que también para la actualidad. Lo cierto es que este trabajo valioso, único en su género, de los hermanos Molina Solis, debería ser reeditado por las autoridades convenientes que lograrían con esta medida un acierto digno de memoria.