Por Gonzalo Navarrete Muñoz | Tomado de Línea Recta | Mayo 2015

felipe-saiden-ojeda-

Se habla poco de los Santos Patronos de la ciudad, quizás porque han perdido su ancestral prestigio. Poco se habla de San Ildefonso de Toledo, defensor del dogma de la virginidad de María; de San Bernabé, “El Esforzado”, discípulo de San Pablo; y de Nuestra Señora del Rosario, patrona de todas las batallas de la cristiandad. Bajo la sombra protectora de estos tres personajes celestiales la ciudad de Mérida se ha conservado fiel a la paz y la concordia. Sin embargo no podemos negar que desde hace algunos años tenemos un nuevo patrono que procura nuestra fidelidad y nuestra felicidad: Luis Felipe Saidén Ojeda, jefe de la policía estatal. No les falta razón a los que dicen que en la administración de Patricio Patrón Laviada estuvo al frente de la policía Javier Median Torre y todo marchó bien; pero no menos cierto es que las bases sólidas fueron puestas por Saidén Ojeda en la primera administración de don Víctor Cervera Pacheco. El estado de Yucatán vive una paz que puede resultar extraña en todo México, quizás eso se deba en parte a Saidén Ojeda. Uno de los grandes legados de Cervera Pacheco a su pueblo fue esa paz cuya verdadera historia está por escribirse. Sin embargo cualquier estrategia cupular no hubiera funcionado sin un personaje como Luis Felipe Saidén. En la guerra los viejos discuten mientras los jóvenes se matan, en Mérida los viejos duermen mientras los jóvenes bailan. Es por eso que se puede decir que Saidén Ojeda es el cuarto patrono de Mérida.