VOCES Y EXPRESIONES ANTIGUAS

Deliberadamente se ha usado la palabra antigua en lugar de la drástica arcaica para presentar esta muestra de palabras de otra época. El término arcaico conlleva no solo el desuso sino cierta imprudencia que ha venido con el tiempo. Las expresiones antiguas tienden a volver, quizás con cierto dejo de broma, cobrando una nueva dimensión. Nuestro punto de partida está en el siglo XVI, aunque nos encontramos con el mismo fenómeno: en siglos posteriores una voz o una expresión ya había cambiado de significado, o , en su caso, tenía otro adicional. Apenas si se tiene que decir que las voces y expresiones a las que aludimos provienen de los tiempos de la Colonia, esto es : son propias del habla popular española, pero esto no quiere decir que, necesariamente, lo hayan sido en los dominios de ultramar, algunas evidentemente si, otras no.

 

Culantro: Cilantro.

 

Sarza: Salsa.

 

Escocer : Cocer.

 

Pepitoria: Guiso hecho con los pescuezos y alones  de las aves.

 

Cosas de Sábado: Se acostumbraba proseguir con la abstinencia de los viernes pero sin tanto rigor , de ahí que a las cabezas y lenguas que se comían en sábado se les llamara así.

 

Vivir a la Droga:  Vivir una vida llena de mentiras.

 

Se corría: Se avergonzaba.

 

Cristiano Viejo: Descendiente de cristianos antiguos , a diferencia de los nuevos o conversos.

 

Meter el Dos de Bastos para Sacar el Dos de Oro: Decir, o hacer, lago para obtener un beneficio. Vale por: “Meter aguja por sacar barrete”.

 

Flux: Un juego que se gana con cuatro cartas del mismo palo. Figuradamente : consumir o acabar el caudal propio o el ajeno, sin pagar a nadie. Esta voz nos llegó a Yucatán, posiblemente procedente de Cuba, con el significado de saco de vestir.

 

Decir de Manos: Pedir perdón, pues se acostumbra solicitar las disculpas con las manos juntos.

 

Ganar la Palmatoria: El muchacho que llegaba primero a la escuela recibía como premio el aplicar los castigos que mandara el maestro y se consumaban con la “palmeta”.

 

Punto: Orgullo.

 

Gato: Ladrón.

 

Obispa: Se decía del cucurucho que se les ponía a los condenados por la Inquisición, en clara alusión a su parecido con una mitra.

 

Noramaza: En mala hora.

 

Desatacar: Desatar los pantalones.

 

Ético: Tísico.

 

Privada: Montón de estiércol y basura.

 

Pelo Bermejo: Pelo de mal agüero. Se dice que judas tuvo el pelo rojo, de ahí que el pelirrojo sea visto con recelos.

 

Entre Roma y Francia: Expresión que se usaba para referirse a ciertas enfermedades venéreas.

 

Filisteo: Persona de elevada estatura.

 

Se Afeitaba con Diaquilón: Afeitarse aquí significa ponerse afeites o cosméticos; el Diaquilón era un cosmético a base de varios sumos de plantas y se usaba para cubrir tumores o inflamaciones pues tenía ciertas propiedades desecativas.

 

Holgarse: Divertirse.

 

Hacer la Razón: Corresponder un brindis con otro.

 

Tobas: El sarro de los dientes.

 

Salvadera: Vaso cerrado y con agujeros en que se tenía la arenilla para secar lo escrito recientemente.

 

Gaitas: Lavativas.

 

Atajarse: Cortarse o correrse de vergüenza, respeto, miedo o perplejidad.

 

Hambre Imperial: Se toma por hambre especial y grande en su estilo.

 

Retablo de Duelos: Se dice que quien tiene mucho que hacer es un retablo de duelos.

 

Pisto: La sustancia que se saca de las aves, habiéndola primero machacado y puesto en la prensa.

 

Pinícos: Primeros pasos.

 

Caja de Guerra: Tambor.

 

Dar Vaya: Burlarse de alguien.

 

Ayuda de Costa: Lo que se da además del salario.

 

Azote con Hijos: Con los ramales más gruesos.

 

Hasta las Trencas: Es decir más allá de lo permitido.

 

Garrote: Ligadura fuerte que se da en los brazos y muslos.

 

Gualdrapa: Cobertura larga de seda o lana que cubre y adorna las ancas de la mula o caballo.

 

Hacerse a las Armas: Acostumbrarse a algo.

 

Dos al Mohíno: Jugar dos contra uno.

Conquibules: Graciosa deformación del inicio del credo de San Atanasio: “Quicumque vult salvus esse...”

 

Lamparones: Enfermedad que predispone los males  de la garganta.

 

Cofín: Cesto para llevar frutas u otras cosas.

 

La Hora Menguada y Aire Corruto: Los limosneros solían decir que a una hora menguada un aire corruto (corrupto) los dejó lisiados.

 

Ronda: Grupo de autoridades que pasean el pueblo por la noche para hacer la vigilancia.

 

Dar Cantonada: Dar “esquinazo”.

 

Tocador: Ornamento que usaban los hombres por las noches.

 

Sayo Vaquero: Vestido largo que cubre todo el cuerpo y se cierra por atrás.

 

La N de Palo: La horca.

 

Le Hicieron Moneda: Le hicieron cuartos, lo dividieron en partes.

 

Estado : Medida de longitud equivalente a la estatura media de un hombre.

 

Parola: Conversación larga y sin ninguna sustancia.

 

Limpiadera: Instrumento con que se limpiaban las ropas o los vestidos.

 

Mulatazo: Pendenciero.

 

Chanzonetas: Coplas o versos ligeros, generalmente festivos.

 

Escudos y Maravedís: Nombres de monedas de la época; los escudos tenían mayor valor que los maravedís.

 

Güeros: Vacíos, vanos, sin sustancia.

 

Chirles: Estiércol de ganado lanar.

 

Hablara yo para Mañana: Expresión equivalente a: ¡acabáramos!

 

Gregüescos: Calzones muy anchos que se usaban en los siglos XVI y XVII.

 

Chirlos: Cicatrices de cuchilladas.

 

In Puribus: En cueros, sin nada.

 

Cámaras o Enfermedad de Cámaras: Diarrea.

 

Sitio para la Purificación del Vientre: Lugar donde estaba el bacín, vaso de

barro vidriado, alto y cilíndrico, que servía para recoger los excrementos.

 

Cantonera: Mujer pública que anda de esquina en esquina atrayendo a los hombres.

 

Josafat: Valle de Palestina donde tendrá lugar, según la tradición, el Juicio Final. De ahí la expresión: “Nos vemos en Josafat”.

 

Precursor de la Penca: El pregonero que iba delante del acusado y el verdugo anunciando el delito.

 

Mamona: Desprecio a alguien.

 

Empujones en el Envés: Azotes.

 

Supuestos: Personas de alta posición o suposición.

 

Pebetes: Pasta aromática hecha con polvos.

 

Gatera: Agujero que se hace en la pared o techo para que pasen los gatos.

 

De Portante : De prisa.

 

Cachondas: Calzas.

 

Chanflón: Moneda falsa.

 

Traspillado: Muerto de hambre.

 

Canino: Hambriento, voraz.

 

Boba: Sopa que regalaban en los conventos a los que iban a solicitarla. Apenas si se tiene que explicar la razón del nombre: la sopa era pobre.

 

Sopón: El que iba a comer la “sopa boba”.

 

Capuz: Ropa que se ponía sobre la demás y servía para los duelos.

 

Herreruelo: Capa más bien corta, solo con cuello, sin capilla.

 

Germanía: Jerga de los rufianes.

 

Toquilla: Adorno alrededor del sombrero.

 

Culcusirse: Tapar a fuerza de puntadas mal hechas los agujeros de la ropa.

 

Arrapiezos: Harapos, andrajos.

 

Cuartel: Barrio, distrito. En Mérida se puede apreciar las inscripciones sobre los cuarteles en algunas esquinas de la ciudad.

 

Fraile de Leche: Gordo y sonrosado.

 

Aojado: De aojar, dar mal de ojo.

 

Rabos: Las salpicaduras de lodo en la ropa larga.

 

El Ordinario: el gasto que uno tiene para su casa cada día.

 

Tapada: Mujeres cubiertas por un manto.

 

Tapadas de Medio Ojo: Mujeres que dejaban libre un ojo para poder ver. Estas prácticas fueron expresamente prohibidas, aun en los templos.

 

Pía: El caballo, o yegua, cuya piel está manchada de varios colores.

 

Capacha: Donde se recogía los mendrugos y los restos de comida.

 

Bodrio: Caldo con sobras y mendrugos, verduras y legumbres que se daba a los pobres.

 

Sacar la Puja: Ganarle a alguien que es fuerte o hábil.

 

La Deshecha: Despedida cortés.

 

Aloques: Mixtura de vino tinto y claro.

 

Sala de los Linajes: Tipo de celda para personas a las que se quiere dar un trato preferente.

 

Horado: Calabozo.

 

Arbórbola: Vocerío que el que se muestra alegría.

 

Fuelle: Soplón.

 

Botiller: El encargado de la “botillería”, o despensa de un señor. “La botillería” debe su nombre a las botas de vino, aunque se acepta que puede tener todo tipo de vituallas.

 

Rapantes: Los que rapan o hurtan.

 

Ayuda de Costa : Un premio que se le da a un trabajador.

 

Músico de Culpas: Pregonero.

 

Los Señores de los Ropones: Alcaldes o Magistrados.

 

Estrado: Lugar donde las señoras se sientan sobre cojines y reciben a las visitas.

 

Pizpirigaña: Juego en que los niños van poniendo las manos cerradas unas sobre otras y empiezan a pellizcarse diciendo: “Pizpirigaña mata la araña”. Parece ser que se trata de cierto antecedente del yucateco Pixculín.

 

Nigromante: El que ejerce la magia negra o diabólica.

 

Calza de Obra: Con adornos.

Roldanejo: Color de caballo.

 

Martelo: Enamoramiento, aventura galante, cita amorosa. De aquí proviene la frase: “estaban muy amartelados”.

 

Jarcia: Carga de muchas cosas distintas para un mismo fin.

 

Zazosita: El que cecea.

 

Hacer Espaldas: Acompañar a alguien para cuidarle las espaldas o vigilar la retirada.

 

Capeadores: Ladrones que robaban capas.

 

Vedijas: Región de las partes pudendas.

 

Dormidillos: Coqueteos.

 

Entenados: Antepasados.

 

Era un Juicio: Era cosa de admiración.

 

Niños de Cajuela: Niños que pedían limosna con un cepillo.

 

Reposteros: Un paño cuadrado con las armas de un señor que servía para ponerlo en los balcones.

 

Andadera: Mandadera.

 

Pandilla: Trampilla.

 

Virote: Saetas.

 

Picón:  Celos, envidia. Hasta hoy se dice: “le estaba dando picones”.

 

Buhonerías: Cosas menudas y femeninas : alfileres, rosarios, etc.

 

Pícaro: Criado.

 

Rastreros: Matarifes de rastro.

Vuacé: Equivale a “vuestra merced”.

 

Vaharada: Acción de echar el vaho con olor a vino como muestra de hombría.

 

Gotosos: Zapatos grandes; son los zapatos de los que padecen gota.

 

Mancebito: Valentón.

 

Apeló: Huyó.

 

Cargar Delantero: Embriagarse.

 

Jacarandina: Música de las jácaras, es decir de los versos con tema rufianesco.

Translate »