POR QUÉ CERRAR EL “PASO DEPRIMIDO”

PASO-DEPRIMIDO-MERIDA

Por qué cerrar el "Paso deprimido" en la colonia México de la Ciudad de Mérida, Yucatán.

Si cerráis la puerta a todos los errores, también la verdad se quedara fuera. (Rabindranath Tagore)
A poco menos de tres meses de cumplirse tres años del tristemente célebre 4 de julio, día de la represión a manos de vándalos a una manifestación pacífica durante la pasada administración municipal, presuntamente bajo el manto protector de la arquitecta Angélica Araujo siguen las dudas si volver la glorieta del paseo de Montejo con Circuito Colonias que permanece cual testigo incorruptible de lamentables hechos a su estado anterior o dejar la actual infraestructura en su estado actual, siendo la única acción acertada hasta ahora el retirar el nombre en letras plateadas dado por la entonces edil, bautizándola con desatino y sarcasmo político: “Glorieta de la paz”.

Cabe recordar que la glorieta de la fuente de Montejo radica en una zona (colonia México) ya declarada patrimonial, junto con la Alemán y la García Ginerés. Es una parte de Mérida con las características particulares de tener obras arquitectónicas del funcionalismo moderno de los arquitectos Félix Mier y Terán Lejeune, Miguel Ángel Cervera Mangas y seguramente otros que hicieron de esta zona de Mérida un tesoro patrimonial de una combinación interesante del regionalismo, idiosincrasia, respeto al medio ambiente y arquitectura moderna con cualidades únicas en el Sureste.

Las voces de alerta de instancias serias no se hicieron esperar en el transcurso del 2011. Las consultas a la ciudadanía se hicieron, pero sin embargo, como en el caso cuando acudió el entonces director de Obras Públicas del Municipio de Mérida, arquitecto Antonio Duarte Briseño al local del Colegio Yucateco de Arquitectos AC; con la única retorica que se ahorraba tiempo y combustible en dicho cruce con el paso “deprimido”. Jamás escucho a los miembros ahí reunidos todos exponiendo razones técnicas, de contexto, legales, de interés histórico arquitectónico o bien de sentido común. La contraparte enviada por la ex alcaldesa nunca supo o pudo contestar al público presente.
Por cierto esta no llego a la reunión convenida con los arquitectos dado que nunca hubo ni siquiera una voz a favor del proyecto y dudo que hubiera podido contestar a las preguntas y argumentos por los arquitectos ahí reunidos.

La arquitecta Araujo y sus subordinados jamás tomaron en cuenta el valor edificado, la declaratoria de centro histórico moderno y mucho menos la importancia de la continuidad de la vía como valor de contexto. Anteponiendo todos los argumentos sensatos a su propio interés. Tenemos un ejemplo en Madrid, España, en las glorietas de la fuente de las Cibeles y la de La Puerta de Alcalá, situadas a un par de cuadras una de la otra, o el mismo caso en la glorieta del Ángel de la Independencia en la ciudad de México las cuales tienen en promedio seis o más carriles por sentido vial y por ninguna circunstancia realizarían un paso deprimido, segundo piso o cualquier ocurrencia vial, donde con ayuda de policías y señales en horas normales transitan a “ojo de buen cubero” el triple de vehículos automotores de los que circulan por nuestra glorieta de la fuente de la colonia México en sus horas “pico”.

Se cumplió el pronóstico dado por un servidor a través de este medio: la ex alcaldesa jamás seria como el afamado arquitecto Jaime Lerner, acreedor a varios puestos de elección popular y el túnel que construyo se convirtió en sarcófago de sus aspiraciones futuras. Su escaño de Senadora por la LXII Legislatura del Congreso de la Unión de México no fue obtenido por un triunfo en las pasadas elecciones de julio de 2012; fue simplemente fruto por ser primera minoría y comadre de Ivonne Ortega Pacheco.

¿Cuales son las razones serias para revertir esta obra a su estado original?

• Ley Federal de Monumentos Históricos y Artísticos establece la condición de resarcir el daño causado al patrimonio, así que es factible que la Comuna arregle lo que no está bien. La zona es parte del patrimonio moderno de principios y mediados de siglo XX y fue reconocida por el Instituto Nacional de Bellas Artes.
• La arquitecta Louise Noelle Gras, presidenta de la sección México de Docomomo en ese año (Documentación y Conservación del Movimiento Moderno), con sede en Barcelona, exhorto a la ex alcaldesa Araujo en una carta cuya copia fue publicada en este medio a reconsiderar la acción del túnel por el daño cultural inminente y a realizar consultas públicas a fin de buscar mejores alternativas y detener el proyecto hasta no tenerlas. Evidentemente no se le escucho.
• Se ignoro por completo las opiniones vertidas por el Colegio Yucatecos de Arquitectos A.C. Tampoco se consideró el análisis de los arquitectos de la Facultad de Arquitectura de la UADY, especialistas en Conservación (Marco Tulio Peraza, Enrique Urzaiz, entre otros)
• Se desdeñaron los puntos de vista de organismos especializados como Plan Estratégico de Yucatán, y el Consejo Internacional de Monumentos y Sitios , también conocido como ICOMOS (International Council on Monuments and Sites) Por la premura de sacar adelante la obra “a como diera lugar” no se atendieron las solicitudes para posponer la obra por parte de la CANACOME, la COPARMEX y la CANIRAC, entre otras organizaciones y agrupamientos sociales, que simplemente querían conocer y opinar el sustento legal, técnico, histórico y contextual de una decisión tan importante para la ciudad.
• No realizo la autoridad municipal los estudios correctos de vialidad ni los estudios de suelos e hidrología de la zona para prever lo que ya ocurrió con sus inundaciones.
• La propuesta del “distribuidor vial” viola normas básicas en materia de vialidad y de equipamiento urbano (como el Manual de Proyecto Geométrico de Carreteras y Vialidades Urbanas, de la SCT o el Reglamento de Construcciones municipal –art. 109), así como la Declaratoria de Patrimonio Cultural, que designó a la Colonia México y su entorno zona patrimonial de importancia cultural.
• Cada vez que llueva será cerrado el paso a desnivel en Circuito Colonias con Prolongación de Montejo, ya que aparentemente fue construido sobre un “cenote” y con las lluvias se ha elevado el nivel freático y por ende rebasado su capacidad, comentario vertido por el subdirector de Servicios Básicos de la Dirección de Servicios Públicos Municipales, Santiago Alamilla Bazán. Supuestamente el paso a desnivel cuenta con un sistema pluvial, que incluye pozos en la superficie y en las rampas, así como cárcamos y bombas de agua, diseñados para absorber 10 mil litros de agua en caso de fuertes lluvias y huracanes. En una ocasión ya fueron retirados mediante pipas más de 200,000 litros de agua. Es decir veinte veces más la capacidad de bombeo.
• En 1938, el gobernador Humberto Canto Echeverría modificó el nombre de Paseo de Montejo por el de Paseo de Nachi Cocom. Sin embargo esta denominación fue rechazada por los ciudadanos meridanos y no fue utilizada, debido al arraigo del primer nombre. O sea ya existe un precedente para dar marcha atrás en equivocaciones de índole urbanas del propio Paseo Montejo.
• La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) fijo una multa tanto al ayuntamiento de Mérida como a la empresa ejecutora de la obra, ya que no presentaron el Impacto de Manifiesto Ambiental requerido por dicha Secretaría para ese tipo de proyectos, por lo tanto incurrieron en violaciones a la normatividad federal haciéndose acreedores a la sanción correspondiente. Se indico que esa cuestionada obra, afectó los cuerpos de agua nacional de ese sitio. A través del artículo 58, establece las medidas correctivas o de urgente aplicación para revertir obras que hayan causado un daño ambiental. En este caso al manto freático.
• Tanto el Ayuntamiento meridano como la empresa Proser, cada uno se hizo acreedor a una multa 205 mil pesos, equivalentes a 3300 salarios mínimos vigentes en el Distrito Federal. La actual administración pago los platos rotos de la encabezada por la arquitecta Araujo.
• Las reparaciones que provocan cierres temporales a la vía hasta la fecha deben ser absorbidas por la empresa Proser. Después seguirá a cargo del erario municipal. Seguir arreglando esta obra desde su nacimiento a la actualidad no tiene ninguna lógica. Algo evidentemente está mal.
• Se pierde la continuidad visual y de uso del Paseo de Montejo dejando a las “manzanas” adyacentes y lo que ahí se encuentre en total indiferencia o abandono. Los negocios ahí establecidos mermaron su productividad y el valor de los inmuebles decayó. El ingresar o salir de algunos negocios o casas es peligroso ya que se colinda con un carril cerrado cuando estos generalmente se realizan en zonas con mayor espacio.
• El problema vial se traslado unas cuadras adelante y viceversa al tener que hacer una serie de “arreglos” al tránsito de vehículos, haciendo que estos circulen dentro la zona habitacional.
• Los carriles laterales en el tramo de la prolongación de Paseo de Montejo son angostos y peligrosos debido a los muros de contención en el inicio de ambos lados del túnel, lo mismo en la parte de la glorieta superior en donde las aristas de concreto formadas en la intersección de la misma con los carriles laterales, son elementos de alto peligro en una vía de circulación. Normalmente se colocan amortiguadores de plástico color naranja llenos de agua para amortiguar impactos vehiculares, pero aquí no hay el espacio y no se verían adecuados en este contexto urbano.
• Verificando en el Manual de diseño geométrico de carreteras, se supone que este tipo de obras deben ser programadas para los próximos 10 y 20 años y corresponder a los periodos horarios de máxima demanda. Los análisis operacionales, capacidad, nivel de servicio, área de entrecruzamiento, etc., se deben realizar preferiblemente con los criterios consignados en el Manual de Capacidad de Estados Unidos de América (HCM). En dicho manual menciona la longitud mínima de la sección de entrecruzamiento, es decir, en este caso la parte inferior o túnel. La longitud mínima en función del volumen de vehículos que se entrecruzan dice; que en un promedio de 3500 vehículos por hora, esta debe ser de 565 metros. Esta distancia sirve para que los desniveles sean pausados mediante una pendiente adecuada para evitar que los conductores pierdan el control vehicular. El “paso deprimido” tiene 262 metros de longitud y ha costado más de 80 millones de pesos hasta ahora. El análisis que supuestamente realizo la pasada administración dijo que existen tres horas “pico” con mayor aforo de unidades que causan congestionamiento: de 8 a 9 horas; de 13:45 a 14:45 y de 16 a 17 con más de cuatro mil automotores en cada lapso. Esto significa que se ve rebasada la infraestructura en el corto plazo de la proyección de dicho túnel.
• El túnel tiene menos de la mitad de la distancia requerida de la que sugiere el manual de diseño geométrico de carreteras de la SCT.

Este tipo de obra en caso de haberla hecho con las especificaciones correctas hubiera afectado cuatro cuadras al norte y un tanto similar al sur. Prácticamente hubiera bloqueado toda actividad comercial en un 10% de toda la longitud del Paseo de Montejo o bien mas del 90% del tramo comprendido entre la propia glorieta de la fuente hasta el cruce de la avenida 21 o “José Díaz Bolio”.
Quintana Roo tiene un paso deprimido entre el Aeropuerto Internacional de Cancún y la ciudad del mismo nombre en el ejido Alfredo V. Bofill. Este tiene una longitud de casi 600 metros y costó cerca de 65 millones de pesos. Se puede transitar con seguridad sin sentir vértigo a velocidades mayores de 100 km/h porque tiene las pendientes y longitud adecuada. Por cierto el túnel de Mérida con la mitad de las dimensiones costo ya más de 80 millones de pesos. ¡Que alguien nos explique porque costo casi el triple que el de Quintana Roo!

Si hoy vivieran dos grandes políticos del partido tricolor y el blanquiazul respectivamente; El líder natural Don Víctor Cervera Pacheco y el carismático Abogado Rafael Castilla Peniche “Cachicha”, o bien, si el abogado Nerio Torres Arcila fuesen en este momento Alcalde, estoy seguro que no les temblaría la mano para ordenar revertir la Obra del Túnel de Montejo para resarcir la cicatriz causada a la ciudad de Mérida. De igual forma volver a tomar las acciones legales de la fiscalía para enmendar su lamentable actuación y que los expedientes se reformulen para que los presuntamente responsables sean juzgados por agresión en pandilla, con premeditación, alevosía y ventaja, agravantes que conducen, necesariamente, a las ex autoridades que convocaron y reunieron a los mentecatos, que los transportaron, que les dieron las órdenes, pagaron, protegieron jurídicamente, antes y después del repugnante episodio del 4 de julio de 2011.
Por todo lo anterior y lo que se sume a ello; Abogado Renan Barrera Concha, Alcalde de esta ciudad, te recuerdo que el primero de septiembre de 2012, día que tomaste posesión del cargo de Primer Regidor del Municipio de Mérida te comprometiste con sus ciudadanos para hacer valer su opinión, por ende ¡No te estremezca la mano para enmendar un craso error de la pasada administración!

Arquitecto Francisco Javier Rodríguez Vadillo
*Ex presidente Colegio Yucateco de Arquitectos AC.

One thought on “POR QUÉ CERRAR EL “PASO DEPRIMIDO”

  1. Francisco

    Gran reportaje, análisis y comentarios del Arq. Francisco Rodríguez Vadillo. Lo felicito.
    Ojalá algún día en este país se aplique la ley, el sentido común y los ciudadanos tengan el suficiente peso y poder se dar marcha atrás a aberraciones como la citada.

    21/05/2014 el 10:38 pm

Deja un Comentario

You must be logged in to post a comment.