LO QUE SE VENDÍA EN LA DÉCADA DE LOS SETENTAS

Super Carnes Tulip en la calle 35 Num. 497 vendía la carne molida a 14 pesos el kilo; la milanesa empanizada a $13; la carne para hamburguesa a $14 y las manitas de cerdo a $9. Se consumían con asiduidad pollos “calidad Campi”. Lo Súper Rosales ofertaban la crema Nestlé de 160  gramos a 3 por 2; la leche condensada Nestlé, también a 3 por 2; el pastel Confetti de Manolo a $14.40; la salchicha Manolo a $ 6.45; la popular mantequilla Chihuahua a $19.90 el kilo y el Pinil para la limpieza de las casas se marcaba en oferta  a $5.90. La misma casa Manolo vendía pavo enjamonado, pollo en galantina y jamón Virginia. Súper Puga, en el año de 1973, despachaba el kilo de zanahoria a $2 y la salsa casera Del Fuerte a 2 por 1; la salchicha Viena se ofrecía a $4.90 , la sopa Campbells a $5.75 y el jabón Escudo Rosa a $2.65. El aceite Patrona en esos años conquistaba más adeptos con su envase desechable. Komesa ofrecía los pinos de navidad a $130 los medianos y $160 los grandes; ofertaba en 1974 la mayonesa Hellmans de 400 gramos a $9.90, el aceite Capullo a $17.50, la carne molida de res a $27.50 el kilo, la salchicha Fud a $9.45 medio kilo, el jugo de naranja del Valle a $6.25 y el puré de tomate Etiqueta Negra a $ 4.60. Por esas mismas fechas Súper Eco , en Itzimná, proponía el papel sanitario a $ 1.65, el Ron Castillo a $ 5.00, el Bacardí Carta de Oro a $35.75, la papa León a $ 3.35 el kilo y la carne molida de res a $27 .00 el kilo. La Casa Julio Wong, SA, liquidaba los palillos redondos a $ 3 .00 el vaso; mole Doña María a $45.50; atún Del Monte, 190 gramos, a $9.90; jamón coido La Higiénica a $50.00 el kilo y pastel de lengua a $24 el kilo. La Casa Sam, SA, vendía las muy afamadas cremas Arceo: de guanábana, coco y nance.

Lácteos del Sureste, SA, en Avenida Aviación num. 839, vendía la famosa leche Perla. Los productos Gary se hacían cada día más populares: el vinagre La Cocinera, la vainilla De Ley, salsa El Diablito y el aceite Teide.

Por aquellos años en la calle 60 entre 51 y 53 funcionó la Cafetería Soleil. En 1974 El Tragadero , de Rex Escalante, introducía al mercado su lunch caliente, sus bocadillos y su box lunch. En estos años estuvieron de moda los helados Campanita. Eran los años de la pantiblusa que Martha ofrecía a $149.00 y la segunda piel a $225; también vendía, de acuerdo a la moda de esos años, vestidos y faldas maxi y palazos de vestir. En los años setenta Martha mantenía con éxito su local de la Avenida Colón y convocaba a su clientela con los chales rectangulares que estaban de moda; también ofrecía estolas de finas pieles a $650.00. En Máximo, El Rey, se podía comprar una amplia variedad de bolsos. El Zócalo vendía cortes para trajes de hombre. Las camisas Puritan, Manchester, Mariscal, Arrow , Ben Hur y Medalla estaban de moda. San Francisco de Asís rifaba entre su clientela una lavadora automática. La zapatería Cinderella ofrecía una amplia gama de zapatos y zapatillas. Me-Lo-Llevo ofertaba camisas, pantalones , blusas y ropa para mujer en general. Sears vendía ropa para caballeros y los zapatos Cánada se recomendaban para “aumentar el séxito” . Los Almacenes Hécali vendían los pantalones Dalton a $99.00.

Los años setenta fueron los años gloriosos de Miguel Canto . En la Plaza Mérida se pudo ver a Paco Camino, José María Manzanares, Julián García, José González, Palomo Linares, Currito Rivera, Eloy Cavazos, Manolo Martínez, Joselito Huerta, Antonio Lomelín, Rafaelillo, Mariano Ramos y Adrián Rivero.

Eran los años de Alberto Cortés, Carmela y Rafael , Imelda Miller, Joan Manuel Serrat, Lucha Villa, Manoella Torres , Vicky Carr y , desde luego, Marco Antonio Muñiz y Armando Manzanero.