LA UADY Y LA FILEY

FILEY-institucional

Con particular interés leí el artículo del Lic. Alberto Salgado Borge. Fui invitado a formar parte del Patronato Cultura para Todos, AC, dependiente  de la universidad, por esto creo oportuno hacer algunas observaciones:

1 Semanas antes de la edición 2016 de la FILEy el rector de la universidad nos convocó a una reunión con el Sr. Rafael Morc. En esta reunión observé lo extraño que se veía que un premio que  otorga la UADY- y lo paga- fuera anunciado en La Universidad de California , campus Santa Bárbara, y que en el jurado no se encontrara ningún representante de la Universidad de Yucatán. El Sr. Morcillo abrió su intervención diciendo que se trataba de un premio internacional y  en  no había gente capaz en la Universidad de Yucatán de ser parte de un jurado semejante. Es  curiosa la sentencia: algunos integrantes de ese jurado nos citan en sus trabajos y en sus libros, aunque el director de la FILEY nos descalifique.  Las cosas dieron para más esa tarde y  Rafael sentenció: “si no les gusta hagan su premio”. “ Estás confundido, en todo caso has  tu feria” era la respuesta obligada. No la di porque el señor rector intervino inmediatamente. Aclaró que en esa mesa y en la universidad había gente muy valiosa. Llevó su intervención por otros caminos para desalentar cualquier discusión, obró con toda prudencia y cortesía.

2 En esa misma reunión Carlos Peniche Ponce observó que en la lista de presentaciones había demasiada literatura chatarra. Rafael Morcillo contestó defendiendo su derecho a hacer en la feria lo que le viniera en gana, así de fácil.

3- Comprendí la prudencia de las autoridades universitarias ante los desplantes  del Sr. Morcillos y sus constantes descalificaciones a la universidad y los universitarios. Nos quedó claro que él obraba de esa manera porque ya tenía una alternativa de trabajo. Le comenté este pasaje a Sara Poot Herrera y me dio su impresión: “Rafael se va inventar su Feria”, Sara vive desde niña fuera de Mérida y habla muy al estilo de Jalisco o de la Ciudad de México y por eso dice “se inventa”. Estoy cierto que Sara no sabía nada de los posibles tratos de Morcillo con Martínez DeLaroca, “El Pino”, secretario de cultura de Guerrero y muy amigo de Elena Poniatoswska.

4- Recientemente se nos convocó a una reunión en la que se nos informó oficialmente de la salida de Rafael Morcillo. Las autoridades universitarias le pidieron al Dr. Raúl Vela Sola una evaluación sobre la feria. Sin bien es cierto que algunos datos desmitifican los presuntos éxitos de la FILEY, no es menos cierto que Rafael Morcillo hizo un buen trabajo. Era claro que cada año venían menos sellos editoriales, menos títulos y más caros. Observamos que no se encontraban los libros de Juan Villoro, el premiado en la feria. Al menos no se encontraba “Brisa de las palmeras rápidas”, el controvertido libro de la crónica de su visita a Mérida. Tampoco se encontraban ediciones de El Quijote y Clío, por ejemplo, traía una muestra muy pobre de sus títulos. También fue evidente que algunos libros tenían precios por encima de los de las librerías locales. Es claro que nuestro mercado no es atractivo para las editoriales que tienen que enfrentar costos de transporte muy altos para traer y devolver libros. Costos que quizás ha subsidiado la universidad.

 5 Sin lugar a dudas en los próximos días las autoridades universitarias darán a conocer el nombre del nuevo director de la FILEY, porque se preparó a vivir más allá de las personas y sus perniciosos caudillajes.

Translate »