“ENTRE FOURIER Y MARX: FELIPE CARRILLO PUERTO Y EL D.F.”

Entre Fourier y Marx

Entre Fourier y Marx

Charles Fourier creía, como lo creyó Marx, que la sociedad está regida por la fuerza, la opresión y la mentira. Pero, a diferencia de Marx, creyó que el deseo movía  a los hombres. Para Fourier el cambio de la sociedad se logra liberando a las mujeres y a los hombres de las leyes que impiden que se cumpla el deseo apasionadamente. Nos dice Fourier: “La primera ciencia que descubrí fue al teoría de la atracción apasionada…pronto me di cuenta que las leyes de la atracción apasionada se conformaban en todos sus puntos con las leyes de la atracción material explicadas por Newton….Así fue descubierta la analogía de los cuatro movimientos: material, orgánico, animal y social”. A Fourier lo rescata André Breton y nos lo muestra como lo que es: un pilar de nuestro tiempo. El hombre, para enfrentar la vulnerabilidad ante el destino irremediablemente cruel, ha inventado la religión, el arte, la filosofía, la ciencia y la idea de la felicidad, más simple y popular ésta última. Pero lo más legítimo es el deseo apasionado y su culminación, ley que cumple con el orden establecido en el cosmos.

Felipe Carrillo Puerto

Felipe Carrillo Puerto

Felipe Carrillo Puerto fue envuelto, quizás él lo estimuló, en una nube socialista: El Partido Socialista del Sureste, la Liga Central de Resistencia y algunos de sus discursos inflamados. Sin embargo sus tentativas más claras fueron más consecuentes  con Fourier que con Marx. Su impulso  al feminismo y al control de la natalidad está más cerca de Fourier que de la instauración de la dictadura del proletariado, aun sus desvelos por la educación pretenden ser un intento libertario. Pero Carrillo Puerto se vuelve un héroe del amor, aun cuando lo pretendan negar los políticos y los historiadores oficiales. Carrillo es apresado y vilmente ejecutado, ante la indiferencia de sus correligionarios, al intentar huir para casarse con Alma Reed con quien vivía un amor adulterino. El adulterio ha perdido su prestigio se lo ha arrancado la orgía y el relajamiento de la idea  del amor único y eterno, que podía ser ajeno al matrimonio. La ética del amor no es la ética del catolicismo y aspira a ser la ética de Dios. La celebridad del adulterio provenía de dos fuentes: lo prohibido y el cumplimiento con la ley irremediable de atracción. La Ciudad de México se ha vuelto la ciudad más libre del mundo. El PRD, un partido de izquierda, se ha distinguido más por estar cerca de Fourier y sus teorías de la represión del deseo que de Marx y su lucha de clases. El matrimonio entre personas del mismo sexo y la adopción de niños, la legalización del aborto y otras licencias, parecen propiciar la liberación de los hombres de una opresión social. Pronto en el DF se ha de estudiar la legalización del consumo de la marihuana, tal como lo ha sugerido el distinguido Dr. Ramón de la Fuente. Hay una insuficiencia, más obvia en el DF que en la era de Carrillo Puerto: los cambios son propuestos por una minoría desde el poder, ya veremos sus resultados en el tiempo.

Deja un Comentario

You must be logged in to post a comment.